SPIDER-MAN: UN NUEVO UNIVERSO

Spider-Man: Into the Spider-Verse

directores: Bob Persichetti, Peter Ramsey, Rodney Rothman

Voces originales: Shameik Moore, Jake Johnson, Hailee Steinfeld, Mahershala Ali, Brian Tyree Henry, Lily Tomlin, Luna Lauren Velez, Zoë Kravitz, Nicolas Cage, Kathryn Hahn, Liev Schreiber.

género: Animación, superhéroes, comedia. 2018. 115 min.

El joven Miles Morales comienza una nueva etapa en un instituto de Brooklyn sin demasiado convencimiento, ya que su espíritu de barrio no encaja con los alumnos de clase alta que van. Una noche que se escapa con su tío para hacer un graffiti en las instalaciones del metro, Miles recibe la picadura de una araña radiactiva que le provoca unos efectos que no controla. Cuando Miles vuelve a ese lugar para estudiar la araña que le picó, descubre un experimento del malvado Kingpin que Spider-Man está intentando evitar.

La mentalidad purista es sin duda uno de los grandes enemigos del género de superhéroes, y estamos seguros de que un gran dolor de cabeza para los responsables de cada película. “Este personaje no debería ser así”, “esto no encaja con el tono de la historia”, “lo han suavizado demasiado”, “no es lo suficientemente oscuro” … son valoraciones que aparecen cada vez que un producto cultural de masas es llevado a la gran pantalla. Para combatirlo y a la vez dejarlo en evidencia, Spider-Man: Un Nuevo Universo ha encontrado la mejor fórmula: libertad absoluta. No sólo el terreno de la animación le permite piruetas estéticas de todo tipo, sino que su narrativa comprime de forma admirable todo lo que necesita una película de superhéroes, sin sentirse ligada a ningún canon concreto. Y así, sin que nadie nos avisara, Spider-Man: Un Nuevo Universo se convierte en todo lo que necesitaba el género para dar un paso adelante. Descarga la película completa en pelisgratis.

Dentro de esta libertad creativa que desarrolla, la película demuestra tener en todo momento las cosas muy claras. Para empezar, es consciente de que nos presenta un personaje archiconocido, de modo que no tiene ningún problema en hacer un repaso en clave cómica a todo lo que hemos visto hasta ahora en las diferentes entregas y sagas, desde los momentos más memorables hasta los más discutibles . La complicidad de Spider-Man: Un Nuevo Universo con su espectador ya gana muchos puntos con este inicio. Y enseguida envía su principal declaración de intenciones: ¿por qué no pueden existir varios Spider-Man en una serie de respectivos universos paralelos? O lo que es lo mismo: ¿por qué no puede haber un Spider-Man para cada uno sin que nadie juzgue la validez? así, Spider-Man: Un Nuevo Universo no sólo rompe cualquier visión purista, sino que hace funcionar en una sola película la unión de versiones completamente opuestas del mismo personaje.

En el caso de Spider-Man: Un Nuevo Universo, La elección de Miles Morales como protagonista no es casual; de hecho, es del todo coherente con la mentalidad de la película. Por un lado, sitúa el foco de la historia en personajes afroamericanos, lo que parece impensable en una supuesta versión con actores reales; por otro, la historia del propio Miles (un chico de barrio que entra en un instituto lleno de alumnos de clase alta) no deja de ser una representación de lo que supone la llegada de Spider-Man: Un Nuevo Universo dentro de un género de superhéroes que ahora mismo controla la popularidad y la taquilla en todo el mundo. A pesar de ello, la película tampoco se vuelve completamente loca, ya que la trama de Miles contiene todos los elementos indispensables de cualquier Spider-Man: el descubrimiento de los poderes, el aprendizaje, los dilemas morales, el control de sus poderes y, por supuesto, un enemigo tan emblemático como Kingpin.

La estética visual de Spider-Man: Un Nuevo Universo es de aquellas que, realmente, rompen todos los esquemas vistos hasta ahora. Los directores Peter Ramsey, Robert Persichetti Jr. y Rodney Rothman llenan la pantalla de capas y texturas, siempre huyendo del estricto realismo y transmitiendo una verdadera sensación de estar pasando las páginas de un cómic. El trabajo de la profundidad de campo es especialmente destacable, ya que evidencia esta mezcla de estilos; de hecho, hay escenas en las que incluso es complicado procesar todo lo que se ve en pantalla, ya que el segundo plano se desenfoca o desdibuja por completo. En todo caso, la sensación es que Spider-Man: Un Nuevo Universo no se pone ningún límite en su animación. Sólo hay que ver los diseños del todo diferentes de cada uno de los Spider-Man que aparece. Todo esto, lejos de crear confusión o un pastiche visual sin fundamento, acaba encajando y cohesionando de forma sorprendente.

Más allá de todo lo que supone Spider-Man: Un Nuevo Universo dentro del género de superhéroes y de su revolución a nivel visual, hay que apuntar que es una película que también funciona en la superficie. El ritmo es eléctrico y incansable, sobre todo gracias a la capacidad de sintetizar buena parte del contexto de la historia y centrarse en lo esencial. La dirección aprovecha la técnica de animación para ofrecer secuencias y encuadres imposibles en las escenas de acción, pero también sabe definir muy bien cada personaje. El humor es un ingrediente básico, pero no la convierte en una parodia y no le resta dramatismo o épica cuando corresponde. Finalmente, se puede decir que el último gran éxito de Spider-Man: Un Nuevo Universo es que su propia premisa la hace más propensa que otra a tener secuelas y precuelas de todo tipo, ya que lo que capta es una pequeña porción de un “multiunivers” que puede ser tan grande como lo quieran hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *